Historia

Presentación

El propósito de este trabajo no es otro que acercar a todos alconocimiento de la vida de nuestros antepasados, para lo cual he investigado y recopilado algunos datos de los distintos especialistas en historia de Aragón.
La intención es que estas páginas resulten lo más amenas posible, pero su motivo es principalmente informativo, y esta dedicado a los amantes de la historia.
Estas páginas tratan principalmente sobre la "Historia de Aguilón", pero tambiénestán incluidosotros pueblos (Herrera, Azuara, Villanueva, Tosos, Fuendetodos) que por su cercanía y su semejanza en las costumbres y vida de nuestros antepasados tienen en muchos aspectos una historia común.
Espero poder acercarme lo más posible a la realidad, sin pararme a pensar en los cismas políticos, ni sentimientos ideológicos, intentando no herir sensibilidades y ceñirme a la realidad de los hechos o delos datos disponibles en cada época de la historia.
Quiero aprovechar esta presentación, para dar mi agradecimiento,a todas las personas que me han animadoa seguir con este trabajo.

Cande


Un paseo por la historia de Aguilón

El marco cronológico estudiado nos lleva a suponer que el actual termino de Aguilón y sus alrededores estuvo poblado desde la Edad del Bronce, aproximadamente 1500-1250 años a. de C., aunque existen hallazgos de silex del Neolítico anteriores al 2000 a. de C.

Uno de estos yacimientos es la Peña Foradada dado a conocer por Francisco Burillo Mozota en 1975, en su Tesis de Licenciatura (Arqueología de la Huerva) y datándolo entre el Bronce Medio y la I Edad del Hierro. Otros yacimientos cercanos y más importantes en cuanto a los restos encontrados son El Piquete de la Atalaya (Azuara) y Los Castellares (Herrera), datados en la II Edad del Hierro.

Con la llegada de los pueblos del norte y las invasiones se crea un pueblo llamado los Celtiberos y dentro de estos, en la zona comprendida entre los ríos Huerva y Aguasvivas, (Los Belaiscos), con dos núcleos conocidos importantes, Contrebia Belaisca (Botorrita) y Beligium (Azuara).

En el siglo I antes de Cristo se produce la conquista romana de la zona de los Belaiscos y la destrucción de la mayoría de sus ciudades; Azuara (76 a. de C.), Botorrita (74 a. de C.), Herrera (49 a. de C.).

Tras la conquista romana se forman las primeras villas o fundus, que es donde se deben buscar los orígenes de Aguilón, probablemente en la época bajoimperial, que es cuando se extiende el sistema latifundista, propiedad de una familia o individuo de nomen Aquilo o Aquilonis.

Algunos historiadores dicen que el nombre de Aguilón procede de los valerosos Eguileos, patricios romanos de cuya generación proviene el mártir San Aguileo. También que se encuentra situado en una de las rutas secundarias de Antonino, en el camino entre Agiria (Daroca) y Celsa (Velilla de Ebro). El yacimiento más importante de la zona se encuentra en La Malena (Azuara).

Durante el bajo imperio y la dominación visigoda se vio afectado el ámbito rural que reflejó una reestructuración de la propiedad debido a la crisis de poder, decadencia y degeneración y se pasó del latifundio de los grandes propietarios a una agricultura de supervivencia. Estos cambios, la inseguridad y el pillaje, facilitaron el agrupamiento de agricultores y ganaderos en villas o fundus y que algunos de ellos perduraron en el tiempo. Se conoce que en el 499 el rey Suevo Requiario y el general Basilio devastan la zona.

En el 714, tras la conquista de Zaragoza por las tropas de “Musa ibn Nusayr”, los musulmanes pasan a dominar la zona y establecen sus nuevos planteamientos agrícolas por lo que los pueblos vuelven a cobrar nueva vida y riqueza.

La mención más antigua que se conoce en la zona es la de Alcañiz de la Huerva o Alcañicejo, lo que hoy conocemos como el Santo, en una cita de al-Udri del año 878, en una expedición contra Zaragoza. El “Santo” se compone de los restos de lo que fuera una fortaleza medieval y la antigua Rectoría de San Bartolomé con su iglesia.

También pudimos sufrir los ataques del Cid, partiendo desde su fortaleza de El Poyo con destino a Zaragoza, buscando rutas alternativas para no ser visto por los caminos principales, ya que también se nombra a Alcañiz de la Huerva en el poema del Cid, entre los versos 935 y 940.

Los documentos estudiados hablan de la existencia de varios castillos y lugares en la zona, Alcañiz, Luco o Luquillo, Kacim y La Huerva, todos ellos puntos estratégicos por su situación en la ribera del Huerva como el Castillo de la Casaza (Tosos), construido posiblemente por los templarios, que recibieron tierras en la zona tras el acuerdo con Ramón Berenguer IV.

En 1122 Alfonso el Batallador reconquista Aguilón y sus alrededores. Como era costumbre en la época las tierras conquistadas eran repartidas entre los nobles o entregadas a las Órdenes Militares.

En 1127, pocos años después de la conquista de Zaragoza (1118) y Daroca (1120), las tierras de la Comunidad de Daroca fueron incluidas en la Diócesis de Zaragoza, tras un breve periodo de siete años (1120 - 1127) en el que pertenecieron al Obispado de Sigüenza. Posteriormente, sus aldeas serian repartidas entre los Arciprestazgos de Daroca, Belchite, y Zaragoza. Aguilón aparece vinculado al Arciprestazgo de Belchite, Diócesis de Zaragoza, desde 1280.

En 1186 Aguilón pertenece a la Orden del Hospital según el “Cartulario Magno de la Orden de San Juan de Jerusalén, tomo III, págs. 539-40”.

El 1 de Diciembre de 1186 en Zaragoza, Guillermo de Belmes arcediano de Cabañas, (que más tarde sería La Almunia de Doña Godina) y Armengol de Aspa, prior del Hospital de Saint Gilles y que al año siguiente seria maestre de la Orden del Hospital, de acuerdo con García de Lisa Castellán de Amposta, acuerdan que las iglesias de La Almunia de Cabañas y Salillas, y la heredad de Aguilón las posea el segundo, y el primero perciba la mitad de los diezmos.

En 1348 según los “Anales de la Corona de Aragón, Jerónimo Zurita, Libro VIII. XXX” era Señor de Aguilón Don Ramón de Anglesola.

Tras la definitiva derrota de la Unión, formada por los nobles que apoyaban al Infante Fernando de Aragón, contra el rey de Aragón Pedro IV, en la batalla de Epila en 1348, en reunión parlamentaria de las cortes, fueron confiscados los lugares y castillos de Ayles, Botorrita, Tosos y Aguilón, que eran de Don Ramón de Anglesola, y manda el rey proveer de las rentas de ellos a Doña Elvira López de Eslava, su mujer, para su sustentación.

Después pasó a poder de la familia Fernández de Heredia: Blasco Fernández de Heredia ejerció el señorío de Botorrita y Aguilón, Blasco Fernández de Heredia y Ruiz, sucedió a su padre y fue Señor de Aguilón. En 1388 se adjudicaron a este las villas de Fuendetodos, Acañiciejo, Ayles, Xaulín, María y Mediana. Juan Fernandez de Heredia y Larraz, y Palomar, y Villalpando, fueron señores de Botorrita, Aguilón y Tosos.

Perteneció a esta familia hasta que en 1576 Don Joan Pérez de Almazán y Catalina Fernández de Heredia lo venden a Felipe II, y esté a su vez, lo cede a la Comunidad de Aldeas de Daroca, quedando incluido dentro de la Sesma de Tras-sierra.

La Comunidad estaba compuesta de 114 villas y lugares y estuvo siempre incluida en el sistema impositivo general del Reino de Aragón. A comienzos del siglo XVI, la Comunidad formaba parte de la Sobrecogida de Daroca, una de las doce en que estaba dividido el Reino de Aragón. La Sobrecogida pasó a llamarse Distrito en 1609 y Vereda en 1646.

Por un Real Decreto de Felipe V, de 3 de Abril de 1711, el Reino de Aragón quedó dividido en trece Corregimientos o Partidos, entre ellos el de Daroca. Todas las villas y lugares permanecieron dentro del de Daroca excepto Aguilón que quedo unido al de Zaragoza.

El título de Villa o “privilegio de villazgo”, es un reconocimiento que se concedía a una población que había recibido a lo largo de la historia ciertos privilegios como el de celebrar ferias o mercados.

No está claro desde cuando posee Aguilón este título, “La población de Aragón en 1495” nos sitúa como villa, pero en documentos estudiados con fechas posteriores lo datan como lugar por lo menos hasta 1576. Lo que está claro es que es anterior a 1778, según el informe para el escudo y la bandera por parte de la Fundación Fernando el Católico. En la actualidad el título es simplemente honorífico.

A mediados del siglo XV se encarga la construcción del antiguo retablo de Aguilón.

La documentación custodiada en el Archivo de Protocolos de Zaragoza proporciona gran número de datos relativos a los autores del retablo.

Blasco de Grañen figura como fiador en el contrato  de 1457 del retablo para Aguilón de Martín de Soria, y en el albarán de pago de 1459 firmado por Martín de Soria figura que trabajaba en el retablo de Aguilón (Zaragoza), junto con los pintores Juan Rius y Salvador Roig, y que su tío Blasco de Grañén había fallecido en días pasados.

En la segunda mitad del siglo XVI se construye el molino de viento que es de los más antiguos de Aragón y posiblemente de España, construido entre finales del gobierno de Fernando el Católico y principios Carlos I.

De la misma época y de similares características, existen otros molinos en Aragón, como son los de Malanquilla, Sestrica, Torralba de Ribota, Tabuenca, Bujaraloz y Ojos Negros. Estos molinos conocidos como “molinos de viento de torre” tenían una característica especial, ésta era que tenían una caperuza giratoria que hacía de tejado.

Durante los siglos XVII y XVIII fueron varios los procedimientos de infanzonía (título nobiliario otorgado a los que tenían potestad o señorío limitado) llevados a cabo en Aguilón.

Lista de Hidalgos a 11-11-1787.
- Don Francisco y Don Manuel Valdés.
- Don Pedro, don Juan Miguel y don Pedro Antonio de Oseñalde.
- Don José de Prat y Gómez, Don Domingo Prat y Olivan y don Esteban Prat y Olivan.
- Doña Francisca Olivan, viuda de don Miguel Oseñalde, con sus hijos Melchor y Carlos Oseñalde y Olivan.
-  María Laguarre, es la viuda de don Juan Francisco Oseñalde.
-  Doña Teresa Abio, es viuda de don Miguel Pelegrín.
-  Don José Salvador. 
-  Don Joaquín y don José Prat y Marco, José de Prat y Ponz.

La guerra de la Independencia comenzó en 1808, cuando las tropas francesas comenzaron a ocupar distintas ciudades de España.

El pueblo se levantó en armas contra el invasor, el 2 de mayo. En la comarca se formaron, de acuerdo con Palafox, la Compañía de Escopeteros en 1808, y en 1809 el Batallón de Cazadores del Campo de Cariñena.

El 27 de mayo de 1808, Palafox ordena el alistamiento en todo Aragón y se fija la edad entre los 16 y los 40 años. El Alistamiento General de la Villa de Aguilón se produce el 29 de Mayo y consta de 47 solteros y 104 casados.

En los años de la Guerra de la Independencia “la guerrilla” constituyó un modo de vida que llegó a ser muy general en el medio rural aragonés, realizando misiones muy variadas y creando un clima de terror entre las tropas invasoras y siendo una forma de resistencia muy efectiva.

El capitán D. Tomás Campillos de Cariñena y su guerrilla una de las más renombradas de Aragón sostuvieron en Mayo de 1811 varios combates en Aguilón y Tosos. El 22 de Noviembre de 1811 tuvo Campillos otro hecho relacionado con el pueblo cuando rodeado de enemigos consiguió sacar las décimas de Aguilón y Tosos.

En 1915 se construyen las escuelas. Artículo publicado  en Heraldo de Aragón el 22 de Abril de 1915.

El día 30 de marzo de 1914, se tomaron las medidas del edificio, el mes de mayo se dio principio a los trabajos con el informe favorable del inspector. El día 19 del mismo mes, tuvo lugar la inauguración con la bendición del edificio por el párroco D. Enrique Midián.

“Con esta fecha recae para el Sr. Bersabé y su pueblo el mayor timbre de gloria. Vaya también un aplauso para mi querido amigo D. Manuel Pola, antecesor alcalde, que supo guardarnos unas pesetas para la obra mencionada”.

En el año 1921, el 20 de Septiembre, se produce uno de los acontecimientos más graves acaecidos en Aguilón a lo largo de la historia, la Riada de Aguilón. Se trata de la segunda catástrofe en cuanto a importancia, ocurrida en Aragón a causa del agua, de los últimos 300 años. El trágico incidente se salda con 18 personas muertas, cuarenta casas hundidas, más de doscientas personas sin albergue y numerosos heridos.

El periódico “El Noticiero” de fecha 4 de octubre de 1921, publica la noticia de la visita de la junta Provincial de la Cruz Roja encabezada por el presidente, secretario etc., acompañada del Maestrescuela del Cabildo, don Félix Jiménez, para celebrar una misa por los difuntos. También llegó con ellos el señor Antonio de Padua Tramullas para impresionar una película. La Cruz Roja traía gran cantidad de ropa para su distribución. El señor teniente de alcalde don Mariano Bersabé, obsequió a la comitiva.

Ferrocarril por Aguilón. Con fecha 22 de Abril de 1.925, publicaba el “Heraldo de Aragón” en su página primera una noticia que titulaba “El ferrocarril Ricla-Cariñena-Lecera-Puebla de Hijar”. Informaba de una asamblea celebrada en La Almunia y otra en Cariñena donde se habló de los pueblos por los que iba a pasar el citado ferrocarril y son: Azuara, Letux, Lagata, Tosos, Aguilón, Aguarón, Cosuenda, Almonacid, Alpartir y La Almunia y se acordó celebrar otra reunión en la Diputación Provincial de Zaragoza.

Los representantes de los ayuntamientos interesados hicieron ofrecimientos valiosísimos  de terreno y materiales, percatados de que dicho ferrocarril  es la arteria vital de una comarca olvidada.   

Durante la Guerra Civil de 1936, fueron muchos los sucesos acaecidos ya que durante muchos meses formamos parte del frente de guerra. Existe mucha documentación al respecto, por lo que da para poder escribir infinidad de artículos, existen datos sobre los combates, los fallecidos, desaparecidos, exiliados, sobre los acusados de quemar la iglesia o saquear las casas, de huidos de las áreas próximas al frente, y un largo etc.


Es una etapa de la historia todavía viva en el recuerdo, muchos fueron los sufrimientos que ocasionó, por lo que es mejor dejar que pase el tiempo antes de tratarla más en profundidad.

A principios de diciembre de 1935, se celebró en Zaragoza una reunión de la que surgió la Confederación Riojano-Aragonesa de Sindicatos Obreros Profesionales, con 56 sindicatos y algo más de 5.000 afiliados que integraba el sindicalismo católico con el sindicalismo profesional.

Consta en el acta de constitución de la sociedad obrera en Aguilón denominada “Sindicato único de oficios varios” que fue aprobada por el Ministerio de Trabajo en su Servicio de Organización Profesional el 2 de febrero de 1938.

El Pantano de Las Torcas, este embalse debe su nombre al lugar en el que fue ubicado (Portillo de Torcas).

La construcción se solicitó por los interesados en el regadío, en el año 1919. En 1926 se realizó un profundo estudio geológico, trasladando el proyecto a la Confederación Hidrográfica del Ebro.

Tres años después se resolvió favorablemente por S. M. el Rey. Las obras fueron dirigidas por el Ingeniero Pablo Ugarte. Su inauguración, demorada por circunstancias derivadas de la guerra civil, se realizó en el año 1945.

El año 1968 se solicitó el recrecimiento del aliviadero, el cual se adjudicó el 24 de Febrero de 1971 y se terminó en el año 1973.

El Ayuntamiento de Aguilón con fecha de 8 de Junio de 1996 inicia el expediente para la adopción del escudo y bandera municipales. La realización de los estudios corrió a cargo de la Cátedra Barón de Valdeolivos de la Institución Fernando El Católico y el expediente es firmado por D. Guillermo Redondo Veintemillas y Alberto Montaner Frutos.

El Decreto del Gobierno de Aragón por el que autoriza la adopción del escudo y la bandera es de 30 de Julio de 1997, siendo publicado en el Boletín Oficial de Aragón el 11 de Agosto de 1997.

Evolución de la población:

1488, 56 fuegos;                    1495, 84 fuegos;
1510, 85 fuegos;                    1543, 84 fuegos;
1604, 84 fuegos;                    1646, 113 fuegos;
1713, 113 vecinos;                 1717, 80 vecinos;
1722, 80 vecinos;                   1787, 81 vecinos;
1797, 263 vecinos;                 1857, 839 habitantes;
1900, 990 habitantes;             1910, 1091 habitantes;
1920, 1198 habitantes;           1930, 1163 habitantes;
1940, 965 habitantes;             1950, 1048 habitantes;
1960, 787 habitantes;             1970, 595 habitantes;
1981, 354 habitantes;             1991, 267 habitantes;
2001, 287 habitantes;             2010, 250 habitantes.
El primer censo de población data de 1495 y es en Aguilón de 84 fuegos (se calcula un promedio de cinco habitantes por fuego). Están incluidos en estos censos los habitantes de las pardinas de El Artigazo, La Pesquera y Valdeluco.
La Iglesia se inició en el gótico de cantería de finales del siglo XII a la primera mitad siglo XIV, se conserva en la zona del ábside. El resto ha sido remodelado en diversas épocas.

La torre adosada al ábside de la iglesia, totalmente construida en ladrillo en estilo mudéjar, ofrece una estructura del alminar almohade, es decir, se trata de dos torres, una envolviendo a la otra.

El 10 de febrero de 2003, el Departamento de Cultura y Turismo del Gobierno de Aragón, declara Bien Catalogado del Patrimonio Cultural Aragonés la "Torre, el ábside y las pervivencias mudéjares de esta iglesia de Ntra Sra del Rosario" de Aguilón.

Nuestra iglesia no siempre estuvo bajo la advocación de la Virgen del Rosario como la conocemos hoy, según nos cuenta Moisés Pérez en su libro “Aguilón notas históricas”: en el año 1656, el rector D. Juan Cabrero ante la visita del señor Obispo, la describe como, “La Iglesia Parroquial de Aguilón de la Madre de Dios de la Junquera”.

En 1745 en otra visita pastoral , se refiere a ella como, “la iglesia parroquial de Nuestra Señora del Rosario y de la Junquera”. En 1771 el rector en su inventario ya la nombra como: “Nuestra Señora del Rosario de la Villa de Aguilón”.

De las antiguas campanas de Aguilón solamente queda el recuerdo, se dice que desaparecieron durante la guerra civil.

Cuatro eran estas: Ana María, Cristina, Lucía, Bárbara y un campanico. Ana María: era la más grade y se encontraba en el centro de la torre, tenía una inscripción que decía: "Ana María me llamo, doscientas arrobas peso, el que no lo quiera creer, que venga y me sostenga el peso”.

Antiguamente, eran muchas las funciones que desempeñaban las campanas en los pueblos, entre ellas, las de avisar, convocar, alertar e informar a los vecinos. Con las nevadas se bandeaba una de las campanas para orientar a los pastores en su regreso al pueblo.

La ermita de San Cristóbal, en el siglo XVI ya se decía que  “era muy antigua”. El primer documento en que aparece es en 1543, en “Visitas Pastorales”, folio 418, donde dice: “hay una ermita decente, no tiene renta alguna y está mal reparada”.

La de Santa Cristina aparece mencionada en el inventario pastoral de 1771 y dice: “la ermita de Santa Cristina y San Pedro está muy deteriorada, con el tejado demolido, solo la mitad del pavimento está enladrillado, siendo así  que hace veinticinco años que D. Sebastián, Rector que fue de esta Villa, dejo puesto que se enladrillase”.

Las Cofradías de Aguilón:
- Cofradía de Nuestra Señora del Carmen, en 1935 tenía gran arraigo por el número de cofrades.
- Corte de Honor de Nuestra Señora del Pilar fundada por el año 1933.
- Nuestra Señora del Rosario, fundada por Don Pedro Lorente en 1613, restablecida en 1718.
- Hermandad de las Doncellas, fundada por Don Antonio Sebastián en 1724, aprobada el 28 de junio de 1726. Llamándose después Hijas de María.
- Cofradía del Corazón de Jesús.
- Asociación de Jóvenes de Acción Católica.
- Cofradía del Santísimo Sacramento, se aprobó el 27 de septiembre de 1641.
- Cofradía de los Mozos, bajo la advocación de San Pedro Arbués, fundada en 1711, aprobada en 1712, formada por los varones mancebos.
- Cofradía de la Sangre de Cristo, fundada por Don Pedro Lorente, Jaime Royo y otros en 1606. Su fiesta era el 3 de mayo.       
En cuanto a nuestros patronos:

Apariciones de San Pedro Arbués al Vicario de Aguilón Don Blasco Gálvez: Un Lunes de Cuaresma de 1487 a las siete de la mañana se le apareció vestido como Canónigo y le llamó por su nombre, se asustó tanto que permaneció un rato sin sentido, pero a los tres días se le volvió a aparecer. Una noche de Navidad del año 1489, siendo ya vicario de Aguilón, se le apareció en la iglesia mientras subía a tocar las campanas para los Maitines. De este sacerdote se tomó la costumbre de dar vueltas al sepulcro y rezar en los ángulos, según se dice en la deposición de un testigo.

Para comprobar estos dichos del lugar de Aguilón, envió el Vicario General un Racionero de la Santa Iglesia, llamado Juan de Arroyo y un notario a 10 de febrero de 1490.

La estancia de don Blas o Blasco Gálvez en la parroquia de Aguilón queda acreditada por su nombramiento oficial, que dice así: En el día 6 de Abril de 1489 fueron expedidas letras para la cura y casos (confesiones) del lugar de Aguilón a favor de Don Blas Gálvez, presbítero de la diócesis de Zaragoza. (R.A.C. del Arzobispado de Zaragoza del año 1489, folio 45 vuelto).

No conocemos desde cuando Santa Cristina es patrona de Aguilón, solo que ya lo era antes incluso que San Pedro Arbués. A pesar de que sus reliquias fueron casi todas robadas, tenemos en Aguilón una canilla de la Santa, guardada celosamente en un brazo de plata que se hizo al mandato del Obispo Visitador Don Juan Martínez en tiempos del Arzobispo Don Juan de Aragón en el año 1516. La devoción por la Santa continua en el pueblo desde hace siglos, como dato que lo confirma esta que en el siglo XVI, cuando nuestra entonces pequeña iglesia tenia únicamente tres altares, el mayor dedicado a la Virgen de la Junquera, otro a Cristo crucificado y el tercero a Santa Cristina.

Artículos de interés cultural:

El Dance de las Cintas: Se conoce este peculiar "baile o jota de las cintas" gracias a las noticias de prensa publicadas a finales del XIX y principios del siglo XX. Hacen referencia a los bailes de las cintas de Aguilón, Fuendetodos, Tosos y Valmadrid. En Aguilón aparece citado en septiembre de 1888,1899 o 1902. En 1903 da una descripción más detallada en un comentario sobre las fiestas del pueblo: “al compás de la jota comienza el baile, por parejas, ciñendo el uno a la otra sin interrumpir el baile, en los brazos y cuello, anchas cintas de seda multicolores”.

El villancico de Aguilón: La Orquestina del Fabirol ha rescatado en su disco-libro "La Navidad en Aragón" tradiciones aragonesas navideñas. La selección musical la realizaron con el musicólogo Blas Coscollar que tenía recogidas algunas piezas que no se encontraban en los cancioneros populares.

La versión recogida en el disco de "El Borriquito" de Aguilón había sido documentada por Don Gregorio Garcés, maestro de la capilla de la Seo, en los años 50 y por Don Juan José Mur (otro cura musicólogo de la época).

Yacimientos cuaternarios: El grupo Aragosaurus inicio un proyecto de estudio paleontológico, en la cueva conocida como P-7 que se sitúa en el macizo cárstico del Cerro del Pezón, en Aguilón, durante el desarrollo de este proyecto aparecieron vestigios de ocupación humana (probablemente neandertal).

El estudio preliminar de los fósiles de la cueva P-7 indican una edad para el depósito entre hace 40.000 y 30.000 años.

En cuanto a la macrofauna se han identificado numerosos restos de herbívoros: ciervos, cabras, corzos, caballos  así como un importante número de taxones pertenecientes a carnívoros: hiena, osos, cuón, leopardo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario